Home > Masonería > El camino escocés

El camino escocés

La declaración del Convento de Lausanne de 1875, la masonería no impone límites a la búsqueda de la verdad siendo la tolerancia, exigible a todos, la mejor garantía de ello. La francmasonería se encuentra abierta a todos los seres humanos sin importar la nacionalidad, la raza, las creencias…. inicia a cualquier profano cualesquiera que sean sus ideas políticas o religiosas en tanto se trate de personas libres y de buenas costumbres.

La masonería trata de luchar contra la ignorancia en todas sus formas, se trata de una escuela de formación cooperativa cuyo programa se puede resumir en: ser un buen ciudadano, vivir de acuerdo con los propios ideales, practicar la justicia, amara a sus semejantes, trabajar sin descanso por la felicidad de la humanidad y perseguir su emancipación de una forma progresiva y pacífica.
La anterior declaración, tras más de cien años de vida, continua siendo la mejor vía para practicar una masonería no excluyente que profundice en el aspecto humanista para que, por encima de las creencias o las no creencias, nos permita llevar a buen fin el verdadero trabajo de la masonería una sociedad más justa, libre, solidaria y fraterna.Será bueno no olvidar que la masonería, en cualquiera de sus ritos es, fundamentalmente y por encima de cualquier otra consideración, un camino iniciático y que en este sentido el mejor camino será aquel que sea capaz de unir a la mayor cantidad de seres humanos con el fin de que la máxima “unir lo que está disperso” pueda alcanzar la máxima expresión posible. Quizás esa perspectiva haya sido la que hiciera que los fundadores de la primera Orden Mixta e Internacional optaran por el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

 


2 thoughts on “El camino escocés

  1. A riesgo de ser repetitivo, vuelvo a señalar la pertinencia de los comentarios vertidos siempre en este blog. Esto habla de la calidad de hombres y mujeres que componen la obediencia del DH.
    Sobre todo me resulta interesante remarcar la visión sana, abierta y justa de la masonería (aunque yo no soy masón), no excluyente ni despreciativa de las personas, que suele volcarse en este blog y en lo que puedo apreciar de la masonería española en general. Muy distinto de mi experiencia de la institución en latinoamerica y en mi país, donde en los últimos 12 ó 13 años he padecido enormes decepciones y tristezas.
    Un saludo cordial y ánimo para seguir con una labor que prestigia al DH como institución y rescata los mejores valores del ser humano.

  2. En nombre de todos los colaboradores muchas gracias. La intención que tenemos todos es mostrar lo bello que tiene la Masonería y que es una opción de futuro para hacer más feliz y justa la existencia humana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: