A la Gloria de la Humanidad
Del cenit al nadir, de este a oeste, de norte a sur, su bóveda es el cielo estrellado, su pavimento es la superficie terrestre, sus limites los que marca el maestro de la obra con su cuerda anudada. Sus columnas las forman obreros, sus luces las reglas marcadas, sus pilares son sus tres principios, su objetivo es su perfección. El templo se levanta solo pues sus obreros son sus piedras, caen pero vuelven a alzarse en una eterna empresa. Unos lo hacen para glorificar su Ideal, otros porque elevar los muros y bóvedas son la fuerza que sostiene, la sabiduría que guía y la belleza que adorna la glorificación de la Humanidad. Que no cesen los martillos, malletes y cinceles de sonar, las palancas de mover y los compases y escuadras de medir.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Fundación Maria Deraismes.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a ovh que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad