La ciudadanía permanece en las plazas. Lo que hace días parecía un colectivo de jóvenes desencantados hoy afianza su influencia abarcando todo abanico de edades y condiciones sociales.

La población de los distintos municipios sigue condenando al ostracismo todo intento de frustrar una conducta pacífica bajo el postulado de que el ejercicio de la deliberación popular «puede influir en la libertad de los votantes».
No somos antisistema, somos diversos, somos una comunidad heterogénea.
Al margen de lo evidente, es el sistema quien insiste en taparse los ojos, es el sistema el que intenta ofrecer resistencia al poder de las redes humanas. Los medios de extrema derecha vuelven a sacar imágenes de contexto y camuflar bajo eslóganes vacíos una explosión democrática sin precedentes. Pero el salto es global y las portadas ya son nuestras.
¿Y si no lo fueran? ¿Y si nos ignorara el oligopolio mediático?
No importaría, las verdaderas redes de información son nuestras armas.
Pase lo que pase, la noción de autosoberanía o al menos la conciencia comunitaria ha emergido del trabajo asambleario, de las comisiones, de la autopoiesis de un colectivo distribuido que puede mantenerse independientemente de la variación de los nodos humanos.
Anoche las plazas volvían a parecer un estado-red. Hoy siguen siéndolo, al menos en Madrid, y así lo muestra Sol TV. Y es que a pesar de que muchos nos alejamos temporalmente  para continuar con la jornada laboral o académica, la estructura distribuida resiste.
Durante las horas que se alejen de los campamentos ayudarán a mantener el flujo de datos por las redes sociales, por los blogs y los e-groups. Twitter arde.

No existe un núcleo, el movimiento es no jerárquico, es distribuido. El ritmo de cambio y reorganización del movimiento es incalculable, la lluvia de propuestas es continua.

Profesores imparten sus clases en las plazas.

Cada minuto llegan nuevos nodos humanos. Y los que se han ido volverán al caer el sol.

Sol. Nuestro cluster geográfico, la «Plaza Solución», la «República del Sol».

La gente ya no cabe y se extiende por los alrededores. La indignación se ha convertido en ilusión.

Hay quien grita: ¡Vuestra Noche Vieja! ¡Nuestro Año Nuevo!

Diego

Masonería Mixta Internacional

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Fundación Maria Deraismes.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a ovh que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad