Home > Sin categoría > La masonería secular frente a la crisis planetaria ( y III)

La masonería secular frente a la crisis planetaria ( y III)

…..
 

Y aunque únicamente tuviera en su haber el fomento de la bondad para todos los seres humanos cualesquiera que estos sean, ya merecería el respeto y el apoyo de todos.

¡El único título al que un Francmasón debe aspirar y que puede honrar a toda la Francmasonería , es el de ser  “buena persona”, en el sentido literal del término! A partir de ello saldrá, quizás -de tarde en tarde- esa gran persona que la sociedad necesita imperiosamente…..

Finalmente, la actividad masónica se desarrolla simultáneamente en dos dimensiones principalmente:

  • una progresión personal hacia el conocimiento
  •  la participación en una suerte de coporación fraterna, que funciona como un hogar ejemplar para la familia humana gracias a la diversidad de sus numerosas facetas culturales. 

1)Trabajar sobre uno mismo con la vista puesta en la superación personal……

Pero, para valorarse, se debe tener un conocimiento objetivo de lo que se trata….

Se escucha en ocasiones citar con solemnidad el adagio socrático. “Conócete a ti mismo”.
 
Ahora bien, es en la cara y por la mirada de los demás como podemos realmente conocernos a nosotros mismos y a los demás.
 
Además, la relación con los otros es indispensable para permitir que un ser humano desarrolle su humanidad…. Albert Jacquard se complace en afirmar:
Únicamente los seres humanos hacen seres humanos.
¡El otro ……. en su alteridad !
 
¡Es más fácil saludar a alguien cortesmente e incluso regalarle títulos fraternales que aceptarle como nuestro prójimo en total igualdad!
 
El conformismo, sea burgués o revolucionario tanto da, ¿no rechaza – a riesgo de caer en el integrismo- todo aquello que no corresponde a los modelos establecidos por la costumbre o determinados por los poderes fácticos?
 
Por lo que se refiere al inconformismo sistemático, no es -muchas veces- más que el conformismo de los que se autodefine como inconformistas -un conformismo a la inversa- un nihilismo, más integrista que los intergismos más contumaces a los que por cierto condena.
 
Asi mismo, se debe tener cuidado al evaluar a los demás de acuerdo a nuestras propias opciones salvo que se esté dispuesto a  cuestionarse a uno mismo.
 
Es verdad que la diversidad que enriquece al conjunto de hombres y mujeres de una Logia constituye la especificidad y el interés del  sistema masónico moderno al habituar a sus miembros a acallar sus prejuicios primarios contra la alteridad.
 
2) la segunda dimensión de la actividad masónica, es la participación, en el seno de la colectividad iniciática, en una fratria espiritual que se esfuerza en conseguir el progreso ético de gran familia humana.
 
“¡Vanidoso pretensión!” exclamaron aquellos que, a la muerte de Stalin, valoraron una ideología en función de cuantos se encontraban dispuestos a imponerla a otros! 
 
O, respecto a las civilizaciones, la pertinencia y la altura de las ideas es mucho más importante que la fuerza que trata de imponerlas. Los monumentos colosales y las grandes obras de imperios que se pensaban indestructibles se derrumban bajo los golpes de la Historia mientras que los destellos del pensamiento atraviesan formidablemente el tiempo y el espacio.
 
¡Sólo el espíritu se asemeja a la sublime trascendencia!
 
La Masonería secular participa ya, y cada vez más frecuentemente, en los grandes debates de ideas y su contribución resulta cada vez más importante y es más considerada de lo que dejaría suponer la escasez de sus efectivos.
 
Frente a los poderes espirituales que reivindican cada uno en el nombre de su  propia creencia y en ocasiones tras miles de años – por la hoguera, la espada, el acoso, la torura, la cámara de gas- poder imponer a todos los seres humanos una definición particular del bien y del mal, la Masonería secular se encuentra , minúscula y sin pretensiones metafísicas o políticas, libre de todo dogma, dispuesta a esteblecer como valor supremo la exigencia de la dignidad y de la convivencia de todas las mujeres y todos los hombres que viven sobre la tierra!
 
Sin embargo, a pesar de los excesos asesinos de las grandes religiones que hablan del amor al prójimo y de respeto a la vida humana, la Masonería liberal no rechaza sistemáticamente todos los elementos religiosos. Por el contrario, incorpora la herencia de ciertas enseñanzas tradicionales que se enorgullecen de su carga humanista….
 
A partir de toda la experiencia cultural de la humanidad, la Masonería secular proclama su proyecto aceptable por todos:
Conseguir la convivencia fraternal de todos los seres humanos mediante una tolerancia recíproca de las inevitables diferencias
-contrariamente a las promesas ambíguas de los mesianismo espirituales que anuncian -para el fin de los tiempos (Isaías, II, I-4) – la paz univresal y la salvación de sus adeptos, a condición de que todos los pueblos se hayan previamente converttido a la única religión detentadora y dispensadora de la auténtica palabra divina……
-contrariamente también a las promesas políticas de prosperidad temporal realizadas por los mesianismos materialistas de los estados totalitarios
 
Mientras que los terribles incendios provocados por los genocidios religiosos o ideológicos no se han extinguido aún y amenazantes nubes ensombrecen el horizonte , parece que la Masonería secular podrá y deberá convertirse en una de las fuerzas cualificadas para velar por permanencia de la calidad de vida de la humanidad.






 

One thought on “La masonería secular frente a la crisis planetaria ( y III)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: