Home > Sin categoría > Lo sagrado y lo profano

Lo sagrado y lo profano

Por estos lares de la Masonería, continuamente estamos haciendo referencias a lo profano y lo sagrado, y cuando medito sobre lo que oigo lo primero que se me bien a la cabeza, por asociación de ideas, es la  contraposición entre lo religioso y lo laico, porque, en general, cuando se nos propone una reflexión no se nos pide una opinión contraponiendo dos términos, lo primero que se nos ocurre, generalmente, es buscar entre ellos las oposiciones, los enfrentamientos o las disimilitudes, las desemejanzas, las oposiciones.
Y pensando como un laico ortodoxo, casi ultraortodoxo, cuando hablamos de sagrado y profano parece que se nos propone una reflexión entre lo divino y lo humano; entre la fe y la razón y el trabajo se plantea muy difícil, si queremos entrar en filosofías profundas, o muy fácil si tan solo queremos echar mano de la definición de nuestra obediencia y del título del trabajo desarrollado por la misma a lo largo del año pasado: liberalidad y laicidad.
Pero la referencia a las discusiones que al respecto ha habido en mi taller, me incitan a encontrar otro camino de reflexión distinto a la contraposición entre lo religioso y lo laico, porque no he entendido que en los debates que se han suscitado al respecto estuviéramos usando las acepciones que las palabras sagrado y profano tienen en ese sentido; ni sería lógico que en una Obediencia que nos titulamos liberal y desde la que propugnamos la laicidad, estuviésemos definiéndonos como opositores a aquellos que tienen creencias religiosas o fían en lo sagrado.
Cuando hablo con mi compañera sobre la masonería, con frecuencia hace referencia a por qué a los no masones y al mundo no masónico los llamamos profanos, al entender que ese término es vejatorio; ocasión que yo aprovecho para decirle que no es ningún insulto decir de alguien o reconocerse por alguien como profano en algún tema, ya que la palabra profano tan solo hace referencia al que carece de conocimientos o autoridad en una materia. ¡Eureka!
Aquí está la reflexión que más tranquilo me deja cuando pienso en sagrado y profano: No se puede contraponer sagrado a profano en masonería por que, mientras que sagrado es aquello que es digno de veneración o respeto: nuestra historia, los hermanos y hermanas, libertad, igualdad, fraternidad, …, profano es carente de conocimiento.
Tan solo si admitimos que estamos usando el término sagrado como calificativo de lo digno de veneración por su carácter divino, relacionado con fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas, hallaríamos contraposición en profano en tanto que adjetiva a lo no sagrado sino puramente secular, libertino o inmodesto.
En masonería podemos hablar de profano en contraposición a iniciado pero en ningún caso, salvo que convirtiéramos nuestra obediencia en una opción teísta, en contraposición a sagrado.
He dicho
José Ángel de la Fuente Lozano
Masonería Mixta Internacional

One thought on “Lo sagrado y lo profano

  1. Entiendo que de la misma manera que no hay contraposición entre lo profano y lo sagrado, tampoco la hay entre lo religioso y lo laico.
    El concepto de laicidad abarca mucho mas que el mundo religioso, si se reduce sólo a ese mundo sencillamente estamos en el entorno del anticlericalismo y/o el ateísmo militante que desde mi punto de vista no deja de ser otra forma de religiosidad.
    Lo laico es la no intromisión de lo privado en lo público.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: