Home > democracia > CUALIDADES DE LA DEMOCRACIA: PROPUESTAS PARA EL FUTURO 03/04

CUALIDADES DE LA DEMOCRACIA: PROPUESTAS PARA EL FUTURO 03/04

libertad

La Respetable Logia Libertad, nº 1328 en el registro de la Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain – El Derecho Humano, logia decana de la Masonería adogmática madrileña, ha celebrado el pasado día 26 de febrero un debate abierto a profanos, al cual llamamos El Ateneillo. Este encuentro, que esperamos que sea el inicio de una serie de ellos, lo celebramos en una sala de nuestro local en Madrid y supuso una experiencia muy enriquecedora tanto para los profanos como para los iniciados. Consistió en un trabajo de reflexión colectivo organizado por el hermano Pepe y cuatro ponencias presentadas por la hermana Borboleta, el hermano Pepe, la hermana Margarita y el hermano Russ.



CUALIDADES DE LA DEMOCRACIA: PROPUESTAS PARA EL FUTURO

(26-2-2013.- Ateneillo de la Logia LIBERTAD del DH)

 

PROFUNDIZAR EN LA DEMOCRACIA

 (resumen de las aportaciones de la hermana con nombre simbólico Margarita Shenandoah)

EMPEZANDO POR UN CASO.

A finales de los años 70, un grupo de socialistas españoles viajaron a Suecia para recibir un curso de formación política invitados por el Partido Socialdemócrata.

En una de las sesiones recibieron una conferencia de Olof Palme, el primer ministro de Suecia, que les habló de los objetivos de su gobierno para el país. Se centró en tres grandes prioridades:

Mantener el pleno empleo que tenían,

Mejorar el Estado de Bienestar, por el que ya eran envidiados,

Profundizar en la democracia.

Un español preguntó que como Suecia ya era una democracia desde tiempos que qué quería decir con “profundizar” en ella. Olof Palme contestó que un país no tiene una democracia porque se publique una Constitución en el B.O.E. así como un paquete de leyes políticas; las democracias se mejoran o empeoran, por sus pueblos, en el desarrollo del compromiso de la ciudadanía y en el ejercicio de sus derechos y deberes.

Años más tarde, visitando un barrio obrero de la ciudad de Estocolmo para ver cómo, desde un planteamiento de presupuestos participativos, se decidía cual era el problema mayor del barrio y cómo se le hacía frente; observamos que en la toma de decisiones, estaban el conjunto de los servidores públicos de la administración local y también los representantes de cada una de las políticas sociales y también las organizaciones que trabajaban en el barrio. Desde los médicos y la enfermería comunitaria de los centros de salud a los responsables de los centros escolares; del jefe de la policía local de la zona a los responsables de los servicios sociales, el movimiento vecinal y otras organizaciones sociales. Todos aportaron ideas e hicieron propuestas de las que se responsabilizaron y asumieron que, en este caso, el consumo de alcohol y drogas por los jóvenes, era una responsabilidad colectiva. Eso es profundizar en la democracia desde una ciudadanía activa y comprometida.

 

MORALEJA DEL CASO.

1.Una organización humana necesita líderes potentes que ilusionen y den confianza a la gente. Un país aún más. Y equipos de dirigentes que estén atentos a los problemas reales de la ciudadanía.

¿Hay liderazgos así en Europa y en España ahora?

2.Una nación tiene que tener un proyecto de país y también Europa. España en los primeros años de su democracia ha tenido ese proyecto ¿Lo tiene ahora? Y lo mismo planteamos sobre Europa, tuvo un gran proyecto. ¿Lo tiene ahora?. Saldar la deuda no es ni un proyecto de país ni un proyecto para Europa.

3.Un país y cualquier organización humana necesita una ciudadanía que entienda que tiene derechos y que ha de exigirlos y tiene deberes y responsabilidades que ha de asumirlos.

Recordemos a Ortega y Gasset escribiendo: “Si España quiere resucitar es preciso que se apodere de ella un formidable apetito de todas las perfecciones”.

¿QUÉ HA PASADO AQUÍ ULTIMAMENTE?

Esta pregunta tiene múltiples respuestas. Veamos algunas:

1.Puede que estemos ante una generación agotada. Las generaciones que luchamos contra la dictadura estamos agotadas y tal vez no hemos sido capaces de resolver bien “El paso del testigo”. Generaciones agotadas, en parte, porque al final del franquismo y en los primeros años de la democracia no había tantas personas en el compromiso político. Pondré como ejemplo los datos del PSOE: en 1975/76 el PSOE sólo tenía unos 6.000 afiliados en toda España y cinco años después se gobernaba con mayoría absoluta; éramos ya unos 60.000 afiliados y había que cubrir casi 80.000 cargos públicos….Pocas personas para muchas responsabilidades y un proyecto de país democrático que era INMENSO. A la vez, la llegada de personas a última hora con menos raíces en la cultura del socialismo español, en sus valores y en sus programas “máximo y mínimo”. En definitiva, aún no se ven los nuevos dirigentes, desde el socialismo, para las nuevas necesidades de la sociedad española y estimo que algo parecido sucede en los otros partidos “progresistas” y desde luego en Europa.

2.Crece la incapacidad para reconocer “al otro” que conduce al no deseo de buscar pactos y acuerdos entre gobernantes y partidos políticos. Esto también tiene que ver con algunos balances negativos que se hace de algunas concertaciones sindicales, empresariales y políticas en años en los que, esta cultura del pacto, se buscaba y perseguía más, porque se necesitaba recuperar el tiempo perdido y hacerlo con paz social. Sin olvidar que las mayorías absolutas han tendido a evitar los acuerdos porque acordar, casi siempre, tiene un mayor coste y el ejercicio de la mayoría absoluta permite, desde la lógica de los votos, no ceder de la propuesta del gobernante y no encarecerla materialmente por el pacto o acuerdo.

3.La izquierda europea y la española tienen que dar saltos cualitativos en el control de la Economía. El capitalismo financiero actual vuelve a dejar claro su INSACIABILIDAD y la respuesta debe ser el control real. Es insuficiente el gran objetivo de la redistribución de la riqueza. Es necesario un férreo control del capitalismo con bancos públicos, tasas a las transacciones financieras, armonización fiscal progresiva,…. No es posible seguir con una política económica social liberal desde la izquierda.

4.Este país y su desarrollo democrático se hizo de arriba hacia abajo y no al revés como hemos recordado con el ejemplo de Estocolmo. Hay que retomar la profundización en la democracia desde abajo, desde la vida comunitaria y hacerlo hacia la corresponsabilidad y la codecisión y no a la mera información y consulta cómo funcionan la mayoría de los órganos de participación y de representación social en nuestro país, con la participación democrática de las leyes de los años ochenta.

5.La mejor democracia debemos exigirla no sólo a unos gobiernos y parlamentos, hay que hacerlo en todo tipo de instituciones:

a) Las familias, pasando definitivamente de los patriarcados a las relaciones en igualdad.

b) Las organizaciones empresariales, que están volviendo a ser lobbies de intereses abandonando el interés general, la concertación y negociación colectiva y los liderazgos positivos (¡¡¡de Cuevas y Ferrer a Díaz Ferrán y Arturo Fernández ¡¡¡).

c) Las organizaciones sindicales, que están viviendo un ataque constante desde el neoliberalismo y aunque deben hacer esfuerzos para no alejarse de los problemas de las fábricas y de los centros de trabajo; no se puede olvidar que cada 4 años hacen elecciones sindicales y eligen a 350.000 representantes y resuelven el conjunto de la negociación colectiva así como el conjunto de los conflictos laborales con una afiliación sólo del 17% cuando en los países germanos es del 33% y en los nórdicos del 77%.

d) Las ONGs y Fundaciones, que algunas no saben organizarse ni salir adelante salvo que reciban una subvención o los recursos del 0,7 del IRPF…

e) Los partidos políticos, deficientes en democracia interna y en pluralidad. Carentes de una transparencia reclamada y necesaria.

f) Los medios de comunicación, “la voz de su amo” casi todos ellos.

.

Por último y coincidiendo con “Transparencia Internacional”, la corrupción y la opacidad están haciendo mucho daño a la democracia.

Ocupamos el puesto nº 30 de los 176 países en grados de corrupción y poca transparencia.

Transparencia Internacional considera prioritario que España se dote de una Ley de Transparencia con el acceso directo de la ciudadanía a toda la información pública.

Nuestros ayuntamientos y partidos políticos tienen que hacer frente a lo que las auditorías (Informe Greco 2011 y Encuesta Euro barómetro 2012) critican: opacidad en las cuentas locales, opacidad en las fundaciones de los partidos políticos, ausencia de auditorías internas y públicas, escasez de medios técnicos y humanos en el Tribunal de Cuentas, ……

En España debemos dedicar más esfuerzos a hacer frente a los casos de corrupción con medidas como:

*Código Deontológico/Ético común a todos,

*Agencia Anticorrupción,

*Ley de Participación del siglo XXI,

*Ley de contratos del Sector Público,

*Regulación objetiva del Indulto,

*Reforma del Código Penal en los delitos de corrupción económica y política y en los medios de comunicación y en la Justicia. En definitiva, en todos los poderes de la sociedad democrática,

*Dedicaciones exclusivas e incompatibilidades de cargos, así como limitación de mandatos,

*Exigentes declaraciones de bienes y patrimonios para controlar y evitar los conflictos de intereses,…….

¡Queda mucho por hacer en este querido país¡

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: