Home > Igualdad > Rosalind Elsie Franklin

Rosalind Elsie Franklin

Rosalind E. Franklin (Londres, 25 de julio de 1920 – Londres, 16 de abril de 1958). Biofísica y cristalógrafa inglesa autora de importantes contribuciones a la comprensión de la estructura del ADN, los virus, el carbón y el grafito.

Se graduó con 22 años en la Universidad de Cambridge, en 1941, no sin antes sortear la oposición paterna. Se colocó en la empresa privada British Coal” donde investigó sobre las propiedades físico-químicas del carbono y sus microestructuras, lo que le sirvió como base de su doctorado en la Universidad de Cambridge en 1945. Después de Cambridge, pasó tres años (1947-1950) en París, en el Laboratoire de Services Chimiques de L’Etat, donde estudió la aplicación de técnicas de difracción de rayos X a sustancias amorfas.

En 1951, regresó a Inglaterra para trabajar como investigadora asociada en el laboratorio de John Randall en el King’s College de Londres junto a Maurice Wilkins.

En ese mismo año publica en Nature, junto con Gosling, un artículo en el que hablaba de cómo la molécula del ADN tenía más probabilidad de ser doble que de triple hélice, como habían propuesto Watson y Crick. En ese mismo número aparece un artículo de Watson y Crick sobre la estructura del ADN.

Rosalind había trabajado en lo que conoce como la “Fotografía 51,1”: una imagen del ADN obtenida mediante difracción de rayos X, que sirvió como fundamento para la hipótesis de la estructura doble helicoidal del ADN en la publicación del artículo de James Watson y Francis Crick de 1953, y por la que tras su publicación constituyó una prueba crítica para la hipótesis de la doble hélice de la estructura del ADN, tal como ellos mismos reconocieron más tarde. Wilkins mostró sin permiso de Rosalind sus imágenes de difracción de rayos X del ADN a Watson y Crick. La solución se les apareció ante sus ojos.

En febrero de 1953, a la edad de 33 años, Rosalind escribió en sus notas de trabajo “la estructura del ADN tiene dos cadenas”.

Watson y Crick y Wilkins recibieron el Nobel de Medicina por estos trabajos en 1962, ya una vez muerta Rosalind.

Falleció en 1958 en Londres a causa de bronconeumonía, carcinomatosis secundaria y cáncer de ovario. Es posible que esta enfermedad fuese causada por las repetidas exposiciones a la radiación durante sus investigaciones.

Las condiciones que como mujer tuvo que soportar en Cambridge y ciertas palabras despectivas de James Watson, hacen aparecer como un agravio la concesión del Premio Nobel de Medicina sólo a los investigadores hombres, omitiendo la importantísima contribución de Rosalind. Sus compañeros, incluso Watson, famoso por la mordacidad con que se refiere a sus colegas, expresaron repetidas veces su respeto personal e intelectual por ella.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: