Home > derechos > Un día “histórico”

Un día “histórico”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es este un post que difícilmente podríamos haber llegado a imaginar, pero en ocasiones la realidad nos supera ampliamente, quizás porque no estamos tan conectados a ella como pensamos y por eso nos sorprenden situaciones que tampoco son tan extraordinarias.

Esa misma sorpresa es la que nos lleva a hablar de acontecimientos históricos cuando, como mucho, lo que ocurre forma parte exclusiva de nuestra pequeña e íntima historia lo que, desde luego, no empece para que a nosotros, sus protagonistas, nos parezca realmente histórico.

El pasado día 8 de marzo,  día que se dedica a recordarnos que la mujer todavía sufre discriminaciones, una parte de la masonería española decidió salir a la calle como tal, con sus decimonónicas decoraciones y que para nosotros están plenamente vigentes porque tienen un sentido que va más allá de lo puramente decorativo. Ni era la primera vez, ni éramos los primeros pero la prensa es así y en ocasiones saca las cosas un poco de su lugar natural. Creo que esa circunstancia no tiene la menor importancia porque lo importante no estriba en saber quien ha sido el primero sino en que la masonería, poco a poco, comienza a ser algo normal en España, comienza a manifestarse como tal y a llevar a la sociedad sus puntos de vista.

Hace ya algunos años que, puntualmente con motivio del aniversario de la I República española, un grupo de Hermanas y Hermanos también ataviados con sus collares y bandas rituales lleva a cabo un pequeño homenaje a los Presidentes de la aquella I República española; hace un año y pocos meses que un Hermano de nuestra Orden se manifestaba en su ciudad, portando su banda de maestro, junto a miles de personas en defensa de una enseñanza pública, laica y de calidad; hace muy pocas semanas que un grupo de Hermanas de la Gran Logia Femenina de España salía a la calle tras una pancarta para reivindicar el derecho de la mujer a ser única propietaria de su cuerpo y de su vida.

Cómo se puede ver hay muchos días “históricos” para la pequeña historia de cada cual y sin que tengan mucho que ver con la Historia, dedicada a cosas más importantes y que afectan a mucha más gente. Es verdad que en ocasiones, como la del pasado sábado 8 de marzo, nuestros actos llegan a la gente hasta el extremo de provocar emociones intensas, tan intensas que la gente deja escapar un llanto emocionado porque lo que están viendo no es más que un paso, quizás pequeño pero un paso, en la reafirmción de una libertad que nos quieren hurtar poco a poco, para que no nos demos cuenta de que nos la están robando como nos roban tantas otras cosas y entre ellas la más importante la dignidad, la capacidad de decidir sobre nuestras vidas en aras de que pocos, cada vez menos, vivan ¿mejor? – permítaseme dudarlo pues es tal la acumulación de dinero en pocas manos que no tiene razón de ser ni posibilidad de que viva mejor, es pura y simplemente afán de acumulación sin más trascendencia que poder salir un poco más arriba en esa lista de los más ricos- para que muchos, cada vez más, vivamos peor.

En fin, fue un día histórico para nosotros porque salimos a decir aquí estamos y esto es lo que defendemos, primero nuestra propia libertad como seres humanos que hemos sido capaces de superar nuestros miedos -primer paso para ser libres-, en segundo lugar los derechos de millones de mujeres por los que ya lucharon nuestros fundadores y que parecen cada vez más lejanos y utópicos a pesar de los años transcurridos, más de cien y, finalmente, para gritar junto a miles de personas que esta sociedad no nos gusta y que otra es posible. Esto sí es histórico, el que la ciudadanía diga basta y quiera, queramos, recuperar su propio destino que por dejadez o comodidad, ambas cosas a la vez en muchas ocasiones, ha ido dejando en manos de personas que han demostrado hasta la saciedad que no merecen estar al frente de los destinos de una sociedad a la que venden en almoneda a la primera ocasión que se les presenta.

He dicho

Pedro-José Vila MM.·.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: