Home > Masonería > El espacio masónico

El espacio masónico

el espacio masonico

Hay una tendencia a considerar la Logia como el espacio masónico por excelencia lo que, desde mi punto de vista, supone un error al confundir el lugar de reunión con el espacio observado desde el punto de vista ritual y simbólico, dado que éste cambia, de una manera determinante, en función del grado en el que se trabaja en cada momento.

Así la logia será cantera, mundo, cámara de en medio …… con el fin de que el espacio se adecue a los trabajos a desarrollar. Cuando se habla del Templo debemos tener en cuenta que hacemos referencia simbólica a una edificación mítica como es el de Salomón y que no es más que la traslación simbólica de aquello a lo que realmente nos referimos, algo que existe únicamente en el interior de cada uno de nosotros y a cuya construcción dedicamos nuestros afanes y esfuerzos en el convencimiento de que con ello contribuimos a la construcción de una sociedad mejor.

Para las y los Aprendices el espacio es la cantera, lugar en el que labramos las piedras que más tarde nos servirán en el trabajo de construcción. Para las y los  compañeros aquel será el mundo en el más amplio sentido del término, el vasto dominio de los conocimientos y saberes de todo tipo que nos irán permitiendo afinar nuestro trabajo. Para quienes hayan alcanzado la maestría  el espacio se encuentra en la cámara de en medio, cuya ubicación es indefinida aunque seguramente debemos situarla en alguna parte del interior de la construcción, al fin pasamos al interior, ya que en ella se encontrarían planos e instrumentos cuyo manejo queda reservado a las manos más expertas de la obra.

Así debemos tener en cuenta que ninguno de estos espacios se corresponden con la obra terminada, la propia leyenda hirámica nos aporta pistas que confirman esta tesis, y es este un aspecto importante a tener en cuenta ya que desacralizan el lugar de trabajo. Sólo más tarde, en los grados posteriores, comenzaremos a encontrar el espacio  situado en lugares concretos y perfectamente definidos aunque no siempre a cubierto;  en función de las leyendas de cada grado el espacio se irá ubicando dentro o fuera, lugares siempre adecuados a las etapas que vamos cubriendo en ese camino hacia el interior de cada uno que es el trabajo masónico.

En cualquier caso debemos tener presente que, como todo en masonería, dentro o fuera van a ser conceptos relativos, meramente símbolos de algo que todos debemos tener perfectamente claro y situado, todo está en nosotros, dentro de cada cual, aunque las consecuencias del trabajo se trasladen al exterior.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: