Home > fraternidad > Sobre la Equidad y el modo de buscarla en Francmasonería.

Sobre la Equidad y el modo de buscarla en Francmasonería.

la equidad

La Equidad

Es sabido cómo los francmasones, en lo iniciático, avanzan respondiendo a una pregunta “¿Vas más allá?” “Probadme” se responde. Este sencillo dialogo representa todo el núcleo del peregrinaje masónico.

Así pues, considero que la Francmasonería también debe y puede ir más allá de una concepción de la justicia basada exclusivamente sobre normas. Puede buscar, entre los fríos artículos de sus reglamentos y constituciones, la equidad hacía el Oriente de la plenitud humana, allí donde sin duda se encuentra la Libertad y el Amor, es decir “…una humanidad organizada en sociedades libres y fraternas…” (Artículo Primero de la Constitución Internacional del El Derecho Humano)

La sabia aplicación de la justicia inspira el absoluto respeto por los derechos del Otro.

La Justicia y la Sabiduría deben ser pues los brazos de la Equidad, porque su práctica convivencial, dulce y pacífica, en la Masonería, nos conducirá siempre a esa felicidad compartida que en definitiva ha de ser la coexistencia en logia.

Equidad es la virtud que permite participar a cada uno de lo que es debido

Pero ¿Tenemos en nuestra herencia ritual los instrumentos para lograr la Equidad? Sin duda, lo tenemos en su sentimiento fraterno hecho oficio.

El éxito del sentimiento de Fraternidad radica en la capacidad de crecimiento y a su vez en su capacidad de cohesión sólida, siendo esta precisamente otra de sus características del peregrinaje masónico, que permite a los hermanos y hermanas comprenderse mientras caminan juntos hacia Oriente.

Comprender, esa es la palabra.

Os invito a que observéis el Triangulo, a sus lados el Sol y la Luna. En logia la columna del Sol, está más iluminada. Por ello, en esta columna, acoge un Oficio esencial, el de tesorero. Este es el que vincula a cada uno con el grupo, porque eso, hermanos y hermanas, y no otra cosa representan las capitaciones. Algunos las confunden con un pago profano. El Tesorero es el notario de la real vinculación, del deseo de pertenencia, es por tanto testigo del compromiso personal….

Al otro lado está la Luna y su aparente oscuridad de lo subjetivo. En esa columna está el Hospitalario “aquel que indaga las razones del corazón” donde se velan u ocultan las posibles incomprensiones o quiebras de la Fraternidad. Este Oficio tiene el deber por tanto de impedir el ocaso del sentimiento de pertenencia. Su deber es así mismo cuidar la limpieza de las miradas personales…

La Equidad hace referencia a esa sabiduría más allá de normas.

La Equidad permite una discriminación positiva, adoptando las consecuencias de la Ley a las circunstancias y singularidad de los hermanos y hermanas.

La Equidad retorna la justicia a la Ley Natural, ella humaniza el derecho. Ella, en silencio, sin debate y sin conflicto, nos conduce a “ …indagar esas razones del corazón…”, al Ideal de Justicia, en logia, entre hermanos fraternalmente unidos.

Es fundamental dotarse un sincero corazón fraterno que comprenda antes de juzgar. Ese es el secreto que muestra nuestro ritual “… se encendió un día en el corazón de la Humanidad desde la cuna…” Y nosotros, herederos de ese secreto, sabemos que no hay más que un solo Amor, y que por ello nos obligamos antes de nada a considerar la intención antes de la acción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: