Home > SOCIEDAD > ¿Cómo pueden la cultura, las artes y la creatividad seguir siendo los motores de las civilizaciones?

¿Cómo pueden la cultura, las artes y la creatividad seguir siendo los motores de las civilizaciones?

La Federación francesa de la Orden Masónica Mixta Internacional ha publicado el trabajo social anual aprobado en su último Convento Nacional en el pasado mes de agosto, por su indudable interés, en nuestra opinión, y en una trdaducción de urgencia y seguramente imperfecta traemos hoy una primera parte del mismo que continuaremos en la próxima entrega de este comienzo de curso

Al igual que Octavio Paz, estamos convencidos de que “toda cultura nace del mestizaje, del encuentro, de los intercambios. Por el contrario, las civilizaciones mueren por el aislamiento. »

Frente a los comunitarismos, los retrocesos identitarios, las artes y la cultura siguen siendo más que nunca verdaderos referentes de las sociedades. Deben ser valoradas con mayor discernimiento y sobre todo con compromiso por parte de nuestros poderes públicos, porque pretenden recordarnos que formamos parte de una comunidad que se llama Humanidad y que debe avanzar hacia un ideal universal para permanecer libres, unidos y fraternos.
INTRODUCCIÓN

Esta pregunta, o más bien las muchas preguntas contenidas en su declaración, toman como evidencia y postulan que la cultura, las artes y la creatividad han sido hasta entonces los motores de las civilizaciones y que su papel podría ser cuestionado hoy en día. La formulación se basa en una ansiedad manifiesta de pérdida de puntos de referencia democráticos.

Parece imprescindible ponerse de acuerdo sobre los términos utilizados, cultura, arte, creatividad, antes de plantear la cuestión y tomar la distancia necesaria para no pretender responderla de forma exhaustiva, sino más bien intentar plantear y resaltar algunas vías críticas de geometría variable, ya que las respuestas a la pregunta interesan tanto a nuestras políticas culturales nacionales como a las del desarrollo sostenible de la Humanidad. Nos interrogaremos entonces sobre el “cómo”, los medios, los modos de acción de las artes, asociados a la educación, pilares esenciales a asociar a la cultura, como motores potenciales de civilización, para enumerar finalmente un cierto número de propuestas, medidas que parecen prioritarias y así poner de relieve, de acuerdo con los valores fundamentales que son los del DERECHO HUMANO, el carácter prospectivo de nuestras reflexiones.

Comencemos por formular con mayor precisión, en el orden de la declaración, los términos de la pregunta.

I. Cultura

Más allá de las definiciones académicas acordadas, una cultura1 es a la vez conocimiento, saber hacer y ser. Podríamos poner indiferentemente una “S” en cultura ya que hay muchas formas: cultura dominante llamada cultura de elite, cultura popular, cultura de masas, subcultura, contracultura, cultura juvenil pero también cultura infantil ligada a las representaciones propias de la infancia. Todos son legítimos, necesarios y transferibles.

Desde la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, en su artículo 27.1 “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”; reforzada por la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre las Políticas Culturales, celebrada en la Ciudad de México en 1982, la Declaración de Friburgo de 7 de mayo de 2007 va más allá y proclama la cultura como un derecho en sí misma.

Anteriormente, “al expresar la esperanza de una última convergencia de los objetivos culturales y espirituales de la humanidad”, la Conferencia de México acordó….:
que la cultura le da al hombre la habilidad de reflexionar sobre sí mismo. Es lo que nos hace específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. Es a través de ella que discernimos valores y tomamos decisiones. Es a través de ella que el ser humano se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, cuestiona sus propios logros, busca incansablemente nuevos significados y crea obras que lo trascienden. »

La Declaración Solemne de los Derechos Culturales de Friburgo de 2007, basada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, reafirma “que los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes, y que los derechos culturales son, al igual que otros derechos humanos, una expresión y un requisito de la dignidad humana. Convencida de que las violaciones de los derechos culturales causan tensiones y conflictos de identidad, que son una de las principales causas de la violencia, la guerra y el terrorismo. Convencida también de que la diversidad cultural no puede protegerse verdaderamente sin la aplicación efectiva de los derechos culturales” (…)

De hecho, bajo la expresión “cultura”, existen una multiplicidad de enfoques que reúnen estas mismas características enunciadas anteriormente por la UNESCO. No podemos sino apoyar esta declaración humanista, que, para ser plenamente satisfactoria, debe tener efectos concretos.

Es por ello que hoy debemos cuestionar el carácter “unificador” de las culturas llamadas “Main Stream”, una corriente dominante de pensamiento o creencia, apoyada por las industrias culturales que provocan una estandarización global vinculada principalmente al entretenimiento. Esta cultura de masas es a menudo parte de una subyugación combinada con el más temible empobrecimiento intelectual. Esta conformidad con la estandarización de los gustos, con las derivas facilitadas por la era digital, debe hacernos cada vez más vigilantes frente al uso de nuevas herramientas seductoras, susceptibles de perjudicar la civilización al servicio de los derechos humanos.

Por otra parte, la cultura tiene todavía su controvertido corolario en la época contemporánea, con singularidades minoritarias, conocidas como subculturas y contraculturas que, en su enfoque transgresor, tienen un papel extremadamente importante que desempeñar en la sociedad con todas las corrientes de pensamiento, movimientos e incluso asociaciones de voluntarios que, a través de la música de protesta, pero también de las nuevas tecnologías utilizadas por los Hackers, o los lanzadores de alertas, el underground artístico en general, forman esta contracultura que debe ser recordada, históricamente inscrita, por citar algunos ejemplos..: situacionismo, arquitectura alternativa o anarquismo en su forma ideológica original.

La cultura es sinónimo de conocimiento y desarrollo espiritual, es la piedra angular de la construcción social. La cultura como juicio crítico opera una inversión sobre uno mismo, una mejor comprensión de los demás, por lo tanto una cultura puede existir fuera de cualquier marco civilizacional.
II. Las artes

Utilizada en plural, la expresión “las artes” nos lleva inmediatamente a la gran diversidad de medios, técnicas y formas en constante evolución. Sin duda podemos estar de acuerdo en que las artes representan una forma de expresión humana, un medio para que el ser humano se proyecte, se exteriorice, se construya a su vez por impulso creativo. Desde la pintura rupestre prehistórica hasta el cine moderno y contemporáneo, las artes tienen a veces un carácter narrativo, pero también de resistencia, incluso de protesta, de transgresión, pero también de transmisión en la relación de la humanidad con su entorno social, político, ético y estético.

Demasiado a menudo oímos que las artes son ocio, hecho para el placer puro. Así que no tendrían nada que decirnos y menos aún que enseñarnos. Sólo serían la expresión de la subjetividad de los artistas. Es obvio que hay que luchar contra estas declaraciones. Lo contrario debe ser apoyado y puede ser fácilmente demostrado.

Muy al contrario, las artes no son tanto una noción de placer aunque exista y su papel siempre ha sido y sigue siendo mostrar la realidad, revelar su verdad, educar el ojo, la atención de los sentidos. En resumen, el arte y las artes siguen enseñándonos. ¿Y qué nos enseña? Nada menos que la libertad de pensar, el bien, el bien, el mal, el sentido de la historia, la emancipación, lo humano, la vida… etc. Como nuestro método masónico y más allá de la estética sugieren, no imponen, abren caminos en todos, nos permiten pensar fuera del lenguaje. Una vez que hemos entendido que evocamos todas las artes sin excepción, podemos, por lo tanto, en un enfoque ontológico, poner el “arte” indiscriminadamente en singular.

III. La creatividad

En su sentido original, la creatividad apela a la imaginación, implica una noción de iniciativa y de libertad, contraria a cualquier dogmatismo, es la expresión de la libertad del artista y es sólo cuando la libertad está presente que el arte puede desempeñar su papel motor.

Sin embargo, la creatividad hoy en día es una noción que se percibe y comenta de manera muy desigual, sigue siendo objeto de controversia, porque debe ser puesta en perspectiva en relación con la noción de “creación” que, en el campo artístico, forma parte de un proceso inscrito en una temporalidad a la escala de una vida y de generaciones de artistas, mientras que la “creatividad” va más allá del dominio artístico y concierne al de las ideas en sentido amplio. Habilidad para inventar, para imaginar algo nuevo, para resolver problemas ya sea por técnica, por ciencia o por estética. Un término de moda, un símbolo de éxito, la creatividad es ahora parte de la consigna de muchas empresas o “Start up”. La creatividad describe generalmente la capacidad de un individuo o de un grupo para imaginar o construir y poner en práctica un nuevo concepto, un nuevo objeto o descubrir una solución original a un problema, a menudo con la consecuencia de que esta solución, esta idea, lleva al final mismo de la reflexión sobre el problema en cuestión; a diferencia de un proceso creativo que, como toda investigación, se nutre de un compromiso reflexivo y progresivo y de una temporalidad mucho más larga, inscrita en una historia.

Sobreempleado y difuso, este término de “creatividad” también es adoptado por el mundo comercial, por el de la comunicación corporativa. Es un término ambiguo y un tópico, también hace eco del “todo creativo” con el “ocio creativo” ampliamente difundido hoy en día y expresa la calidad de una persona, su capacidad de asociar objetos e ideas de una manera inesperada, pero sin ningún otro desarrollo que no sea la acción puntual. Parece importante aclarar cualquier malentendido de este término pervertido sustituyéndolo por el término “creación”, porque en el arte toda creatividad que no esté vinculada a un compromiso artístico es su propio fin.

IV. Civilizaciones

Utilizado en el singular “Civilización” se refiere al estado de progreso de las condiciones de vida, conocimientos y normas de comportamiento o costumbres “civilizadas” de una sociedad. La civilización, en este sentido, introduce las nociones de progreso y mejora hacia un ideal universal generado, entre otros, por el conocimiento, la ciencia y la tecnología. Pero la Civilización es la situación a la que llega una sociedad considerada, o que se considera a sí misma, como “evolucionada” con todos los juicios de valor inherentes. La civilización se opone en este caso a la barbarie, al salvajismo. Ha habido, y sigue habiendo, algunos cambios espirituales que han tendido a juzgar diferentes artes y culturas en términos de “civilización”. El período del colonialismo fue testigo de ello. Priorizar es obviamente un error. Si consideramos que cualquier cultura es producto del entrelazamiento de culturas anteriores, quien piensa que su cultura es superior, se empobrece. En consecuencia, preferimos permanecer en la afirmación “civilizaciones” o el plural implica todas las características propias de una sociedad, en todos los campos: social, religioso, ético, político, artístico, científico y técnico. Los componentes de las civilizaciones se transmiten de generación en generación a través de la educación. En este enfoque de la historia humana, no se hacen juicios de valor. El significado se acerca entonces a lo que acabamos de definir como “cultura”. Incluso si la cultura es sólo un aspecto de las civilizaciones, no puede haber civilización sin cultura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: