Home > Destacado > Lecciones del pasado cercano

Lecciones del pasado cercano

Releyendo a Kipling para entender el auténtico ser de la masonería

reunir lo disperso

THERE was Rundle, Station Master,
An’ Beazeley of the Rail,
An’ ‘Ackman, Commissariat,
An’ Donkin’ o’ the Jail;
An’ Blake, Conductor-Sergeant,
Our Master twice was ‘e,
With im that kept the Europe-shop,
Old Framjee Eduljee.

The Mother Lodge (part)

Explica Kipling, el Hermano Rudyard Kipling, de una manera magistral en su hermosa poema “Mi Logia Madre1https://www2.uned.es/dpto-hdi/museovirtualhistoriamasoneria/14literatura_y_masoneria/kipling.htm la fundamental razón de ser de una logia, de la masonería en general, y a partir de la comprensión del fondo del poema entendemos como se lleva a término la obra del ideal masónico de reunir lo disperso.

Se trata, aquel, de un poema antiguo, escrito en un tiempo y con la concepción antigua de algunas cosas dirán, seguramente, algunos conversos a caducas filosofías, olvidando que cada cosa debe ser juzgada en su contexto y que, en todo caso, este texto en concreto es tan intemporal como la sociedad de la que habla, la masonería.

Para algunas personas, que incluso se dicen masonas, se trataría de una antigualla digna de estar, en el mejor de los casos, en el rincón de las cosas inútiles que se conservan solo porque ya han caído en el olvido, no existen.

Quienes así piensan conviven bien, y cómodos, en el pensamiento único elaborado por la mente del gurú que trabaja en la sombra. Se creen libres, a pesar de que todos piensan de manera similar, por estimar -simplemente- que se encuentran en posesión de la verdad, como si esta fuera única, y desprecian cualquier pensamiento que circule fuera de los cauces que ellos consideran correctos.

No han leído a Kipling y no les importa profanar la enseñanza más profunda que se encierra en el referido problema, incluso hablan de “logia madre” para justificar extraños partos, realizados con forceps, que llevan inexorablemente a conculcar todo aquello en lo que se fundamenta la relación en cualquier sociedad formada alrededor de una norma común, y libremente aceptada, eso que llamamos “ley” y que no dejan de ser más que reglas de juego en las que todos podemos sentirnos cómodos, a condición, solo, de que se respeten siempre y de la misma manera para todos.

Se creen mejores por decirse más libres, desprecian lo que llaman “el poder“, reniegan de “la patria“, pero no se atreven a salirse del espacio de confort que proporcionan las estructuras establecidas aunque tratan de adaptarlas a su peculiar manera de entender la convivencia social y, sobre todo, utilizarlas para dotarse de un halo de respetabilidad al que no están dispuestos a renunciar,  se trata de no espantar a una parroquia que, quizás, no comulgue in extenso con su equívoco ideario.

Un trampantojo montan en fin, para estar sin estar. Ya se sabe que el fin, ignoto por cierto, justifica cualquier medio al que llegan a considerar legítimo por el simple hecho de que sirve a sus supremos intereses, pequeños y mezquinos y de horizonte no demasiado lejano, simplemente se trata de destruir al otro, al diferente, al realmente libre.

Habrá a quienes no les falte un punto de soberbia intelectual que les llevará a despreciar al menos dotado por mor de que, a pesar de todo lo predicado, todavía hay clases, la suya naturalmente, porque en el fondo piensan que lo de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad son conceptos troceables a gusto del consumidor y en función de la ocasión.

Y algunos a eso lo llaman masonería, nueva masonería. No queda más remedio que volver la vista atrás, recuperar amarillentas páginas, quizá poemas de otro tiempo,  con el fin de aprender como se debe entrar en el Templo y sobre todas las cosas entender cual es el verdadero, único y real Templo, aquel en el que cada cual se encuentra consigo mismo en absoluta y perfecta soledad para tratar de elevar, piedra sobre piedra, convenientemente pulidas, el edificio en el que únicamente se pueden adentrar las personas libres y honestas.

 

 

5 thoughts on “Lecciones del pasado cercano

  1. Es un poco largo, pero creo q merece la pena traer todo el poema en castellano. Como todo lo antiguo q pervive, se ha convertido en clásico. Y es por algo. SonSon de agradecer artículos como este q nos recuerdan por y para qué estamos aquí:

    Allí estaba: Rudle, el jefe de estación Peazley, de la Sección de Vías y Trabajos Ackman, de Intendencia, Donkin, funcionario de la Prisión, y Blake, el Sargento instructor que fue dos veces nuestro Venerable; y también, estaba el viejo Franjee Eduljee dueño del almacén “Artículos Europeos… Fuera nos decíamos: “Sargento” o “Señor”, “Salud’ o “Salam”; dentro, en cambio, “Hermano”, y así estaba bien.

    Nos encontrábamos en el Nivel, y nos despedíamos en la Escuadra, Yo era el segundo Diácono. Estaba también, Bola Nath, el contable, Saul, el judío de Aden, Din Mohamed de la oficina del Catastro, el señor Chuckerbutty… Amir Singh el sikh; y Castro, del taller de reparaciones que, por cierto, era católico romano…

    Nuestros ornamentos no eran ricos y nuestro Templo era viejo y desguarnecido, pero conocíamos los Landmarks y los observábamos escrupulosamente…

    A veces, cuando miro atrás me viene a la cabeza este pensamiento: “En el fondo, no había incrédulos al margen, quizás de nosotros mismos… y, así, cada mes después de la Tenida nos reuníamos para fumar. No nos atrevíamos a hacer banquetes por miedo a forzar alguna norma de cualquier Hermano.

    Y hablábamos a fondo, de Religión y de otras cosas. cada uno de uno se refería al Dios, que conocía mejor, y los Hermanos tomaban la palabra uno tras otro y nadie se inquietaba.

    Nos separábamos con el alba, cuando se despertaban las cacatúas y los malditos mosquitos portadores de fiebre. Entonces volvíamos a caballo y después de tantas palabras Dios, Mahoma y Shiva jugaban al escondite dentro de nuestras cabezas.

    Muy a menudo, desde entonces, mis pasos errantes al servicio del Gobierno han llevado mi saludo fraternal desde Oriente a Occidente.

    ¡Cómo los recordaba! ¡Y cuántas veces he deseado volver a verlos a todos! A todos los de mi Logia Madre, ¡Cómo querría volver a verlos! A mis Hermanos, negros o morenos, y sentir el aroma de los cigarrillos indígenas mientras deambulaba por allí… el que encendía la luz, y el viejo de la limonada removía por la cocina.

    Y volverme a sentir un Masón perfecto. Una vez más, en esta mi Logia de hoy

  2. Muchas gracias por las informaciones, me voy muchas veces en Tarragona!!! mi higo vive en este ciudad ….merci beaucoup pour les informations, il se fait que je vais souvent à Tarragone, mon fils y habite.
    VdL Monique

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: